viernes, 12 de noviembre de 2010

Los hombres de la guadaña, de John Connolly

En los dos últimos años, con idea de leer algo para despejar la cabeza —tipo película de encefalograma plano— he acudido a un género para mí hasta entonces desconocido: la novela negra. La que te comento es la primera que leo de John Connolly, la séptima de la serie del detective Charlie Parker. En esta ocasión, los protagonistas son dos de sus habituales colaboradores —Ángel y Louis— a quienes un antiguo compañero de trabajo sin escrúpulos busca para arreglar una cuenta pendiente. La novela alterna la infancia de Louis —su introducción en el mundo del crimen— con un presente que empezaba a ser pacífico y en cierto modo estable. Esta novela engancha desde el primer momento, y contiene los típicos ingredientes del género: bandas de asesinos a sueldo, engaños mutuos, violencia gratuita, etc. Sin embargo, no se cae de las manos y sirve bastante bien para «desconectar».

0 comentarios:

Publicar un comentario