lunes, 13 de diciembre de 2010

El señor de Bembibre, de Enrique Gil y Carrasco

Gil y Carrasco, nacido en Villafranca del Bierzo (León) en 1815, tendrá como gran amigo y protector a José de Espronceda. El señor de Bembibre se publicará en 1844.  Dos años después, con sólo treinta años, moría de tuberculosis pulmonar. Paradigma del escritor romántico, expresó como pocos los sentimientos y emociones personales. En esta obra, engarza la acción sentimental con hechos históricos cruciales que determinan el destino de los protagonistas y aportan intensidad dramática. En latrama se entrelazan los amores desgraciados de Beatriz y Álvaro, y el drama de la desaparición de la orden del Temple, enmarcados en un paisaje, del de su Bierzo natal, que adquiere categoría de protagonista: las orillas del Sil y del Cúe, Ponferrada, Carracedo, el lago de Carucedo y el paisaje agujereado de las Médulas. Paisaje y naturaleza se describen con gran lirismo y belleza, en tono melancólico y evocador. Para muchos, la mejor novela del Romanticismo español.

0 comentarios:

Publicar un comentario