sábado, 16 de julio de 2011

Paz, de Richard Bausch

Sur de Italia. 1945, en plena Segunda Guerra Mundial. Una patrulla de soldados norteamericanos ha de llevar a cabo una misión exploratoria. La lluvia no ha dejado de caer en los últimos días, y el frío se mete hasta lo más hondo. El sargento al mando de la patrulla dispara a sangre fría a una mujer desarmada que acompaña a un soldado alemán. Todos son testigos, pero nadie hace nada. Nadie se atreve a mirar a la cara a nadie. Y la misión continúa. Y con ella, la guerra. Las peleas, las culpabilidades, los resentimientos. Y los recuerdos de “casa”, de todo aquello que no es guerra: esposas y novias, amigos, deportes, bromas, música, niños, comida, coches, padres, colegio, viviendas… A pesar de formar parte del bando de los vencedores, su situación es la de vencidos. Vencidos por una guerra a todas luces absurda, como todas las guerras. Porque eso es la novela, un alegato contra la guerra, un grito contra la barbarie, la reflexión acerca de la locura que cualquier guerra desata, y de la dificultad de mantener el sentido de la justicia en tan terribles circunstancias. Una novela comparada con El corazón de las tinieblas de Joseph Conrad.

0 comentarios:

Publicar un comentario