sábado, 31 de diciembre de 2011

Retorno a Brideshead, de Evelyn Waugh

Espléndida novela, este Brideshead revisited. Lamento haber esperado tantos años para leerla. Cuando me puse, me enganchó y me la bebí. El tema, según el propio autor, «la influencia de la gracia  divina en un grupo de personajes». Charles Ryder, narrador y protagonista, regresa a Brideshead, la elegante mansión de lord Marchmain, y rememora sus tiempos de estudiante, antes de la Segunda Guerra Mundial, cuando paseaba embelesado por sus hermosos jardines y salones, hechizado por sus singulares habitantes. En su recuerdo perduran la amistad con Sebastian, su apasionado amor por Julia y el trágico final de la familia, una «pequeña y violenta tragedia humana en la que yo desempeñé un papel», como dice el propio Charles Ryder al final del libro. Novela en torno a la decadencia de la aristocracia británica, con cierto tono pesimista, la más célebre de las obras de Evelyn Waught, y según la revista Time, una de las cien mejores novelas de todos los tiempos. En mi opinión, uno de esos libros que no hay que dejar de leer.

sábado, 24 de diciembre de 2011

Los amigos de Eddie Coyle, de George V. Higgins

Estupenda novela, según Dennis Lehane una de las cuatro o cinco mejores novelas negras jamás escritas. Eddie Coyle, delincuente de poca monta con buenas conexiones se enfrenta a una condena de tres años por contrabando. Su única oportunidad para evitar la cárcel es entregarle a la policía un pez gordo. Y en ello está. Pero como tiene que comer, mientras se dedica a proveer de armas a una banda de atracadores. Una novela hiperrealista y sin héroes en la que no es fácil distinguir a buenos y malos. A una mínima narración se le une una colección de formidables diálogos que constituyen el ochenta por ciento de la novela. Diálogos llenos de vida y de ritmo, con los que Higgins (1939-1999), periodista, abogado, y fiscal, muestra —no cuenta— el ambiente criminal del Boston de finales de los sesenta. Humor, ingenio, jerga callejera, diálogos ordinarios, zafios y chabacanos, un amplio repertorio de basteces al que se unen un par de conversaciones subidas de tono. Quedas avisado. Llevada al cine en 1973, con Robert Mitchum como protagonista, en España la titularon El confidente.

sábado, 17 de diciembre de 2011

Alexia, de Mª Victoria Molins


Este pequeño librito narra, como dice el subtítulo, la «experiencia de amor y dolor vivida por una adolescente». Alexia nació en Madrid el 7 de marzo de 1971. Era la séptima hija de Moncha y Paco. En su casa se respiraba un clima cristiano de libertad y alegría. Era una chiquilla normal, cariñosa y simpática, con ganas de vivir. Por su carácter, contagiaba alegría. Luchaba por superar sus defectos. Sin embargo, a los 13 años la vida le dio un zarpazo inesperado. Después de un año de operaciones con un sufrimiento terrible, murió con 14 años el día 5 de diciembre de 1985. En todo momento afrontó el dolor con fe, esperanza, amor y fortaleza. ¿Cuál era el secreto de Alexia, que hacía felices a los que le rodeaban incluso en medio del dolor? «Me lo leí de un tirón», «Empecé y no pude dejarlo», son frases que se repiten continuamente entre adolescentes y jóvenes que tienen la suerte de toparse con este breve testimonio, de apenas 100 páginas. Pero no es menor el impacto que causa entre los adultos. Es, por tanto, UN LIBRO PARA TODOS. Por cierto, que ya se ha presentado la edición en DVD del documental Alexia

sábado, 10 de diciembre de 2011

Barioná, el hijo del trueno, de Jean-Paul Sartre


A pesar de ser un ateo convencido, Jean-Paul Sartre, escribió su primera obra de teatro con motivo de la Navidad. Era el año 1940, y estaba prisionero en el Stalag 12, un campo de concentración alemán. Es una obrita breve, pero intensa, que se representaría por primera vez ese mismo año ante más de 12.000 prisioneros. Con las intervenciones de Barioná, protagonista de la obra, y de Baltasar, su contrapunto, —papel interpretado por el propio Sastre— el autor nos explica con asombrosa sencillez, cómo en la noche del 24 de diciembre, hace más de 20 siglos, nació en Belén la esperanza para el mundo. Sartre utiliza la figura del protagonista para explicar el proceso de transformación que siente quien conoce la buena nueva que trae ese niño pequeño e indefenso al que todos adoran. Cuando Sartre consiga escapar del campo, renegará de la obra y no autorizará su publicación hasta 1962, con la condición de que en una nota se indique que él nunca coqueteó con el cristianismo al escribirla. Sin embargo, si no tuvo ningún tipo de inspiración cristiana para realizar la obra, ¿qué pudo motivar al padre del existencialismo francés y figura clave en el mayo del 68, a escribir una pieza de tales características?
Leer Acto I


miércoles, 7 de diciembre de 2011

sábado, 3 de diciembre de 2011

Réquiem por Nagasaki, de Paul Glynn

Por fin se publica en España A song for Nagasaki, impresionante testimonio de un superviviente de la bomba atómica. Takashi Nagai (1908-1951) nació en una familia de médicos de fe sintoísta muy arraigada. Cuando se licenció con matrícula de honor en la Universidad Médica de Nagasaki, el racionalismo científico había acabado con sus creencias sintoístas. En los años 30, pasó más de cuatro años como médico de campaña en la guerra de Manchuria (China). Regresó a Japón condecorado, pero la experiencia de la guerra había cambiado su vida. Reanudó sus clases e investigaciones en la universidad y llegó a ser Decano de Radiología. Sin embargo, seguía inquieto, y preocupado por su futuro espiritual. Fue entonces cuando casi sin pensarlo entró en la catedral de NagasakiSuperviviente de la catástrofe que acabó con la vida de más de 72.000 personas, Nagai construyó una cabaña en el escenario de la catástrofe y se dedicó a escribir. No condenó a nadie, ayudó a muchas personas y fue considerado un héroe nacional en su país. Si la mayoría de los libros sobre la bomba atómica dejan un mal sabor de boca, este no: al acabar de leerlo, sientes renacer en ti la esperanza en el hombre. Un libro IMPACTANTE que no puedes dejar de comprar, leer y regalar.
Ver video