sábado, 28 de enero de 2012

La Casa del Espíritu Dorado, de Diane Wei Liang


The House of Golden Spirit, que da título al tercer caso de la detective privada Mei Wang, es una empresa que fabrica píldoras capaces de curar los corazones rotos. Los dueños, a través de Wudan, joven abogado, han contratado los servicios de Mei Wang. Ella no sabe por qué, pero enseguida han conectado, y su relación ha superado el ámbito meramente profesional. Mientras investiga el caso, el gobierno cierra su agencia y se queda en la calle. Ambientada en el Pekín que siguió a las olimpiadas, ajetreado, ruidoso y corrupto, donde la desigualdad entre pobres y ricos aumenta cada día y donde todos rivalizan por el poder o por el dinero, la novela tiene un ritmo creciente y te sumerge en la China comunista, con la política del hijo único, la ocupación del Tíbet, las heridas de la Revolución Cultural. Al mismo tiempo nos encontramos con el aspecto personal de Mei, hermana de una famosa presentadora de televisión, preocupada por una madre anciana y prometida con Yaping, antiguo novio con el que ha vuelto a conectar. No está mal para pasar el rato. 

sábado, 21 de enero de 2012

Blue River, de Ethan Canin


Después de 15 años sin tener noticias uno del otro, dos hermanos, Edward y Lawrence, vuelven a encontrarse. Edward, seis años más joven, es oftalmólogo, está casado, tiene un hijo pequeño y goza de una desahogada posición económica. Lawrence, en cambio, está hundido. El paso del tiempo ha acabado con todos esos rasgos que tanto admiraba Ed y que hacían que tuviera a su hermano en un pedestal. Un poco molesto por la inesperada visita de su hermano, le fuerza a que abandone la ciudad y desaparezca de su vida. Pero el reencuentro deja huella: En una extensa carta dirigida a Lawrence, que ocupa casi toda la novela, Ed repasa su infancia en Blue River y recuerda cómo todos sus actos buscaban únicamente el agrado y la aprobación de su hermano mayor. Canin se sumerge así en la condición humana, y nos ofrece una fábula sobre las relaciones entre hermanos, la educación sentimental y el aprendizaje de la vida, mostrando una vez más la realidad de que nada vuelve a ser igual tras la expulsión del Paraíso. Me enganchó desde el prólogo. Cada libro que leo de Canin hace que me guste más este autor. 

sábado, 14 de enero de 2012

El señor de las moscas, de William Golding

Un grupo de niños, solos, sin ningún adulto, arrojados en una isla perdida a causa de un accidente aéreo. Inicialmente, todo es armonía, cooperación entusiasta y gozosa camaradería. Pero poco a poco se produce una inquietante metamorfosis. La simpática escena de unos críos jugando a ser mayores evoluciona inexorablemente hacia la barbarie y la brutalidad. Esta evolución perturba y desazona al lector porque adivina hacia dónde se dirige pero no acaba de ver cómo podría detenerse. Todo el proceso está gobernado por un juego dialéctico de alternativas superpuestas: vivir con la esperanza de ser rescatados, o hacer de la situación salvaje la norma del propio vivir; reproducir en miniatura el mundo familiar y protector que se añora, o entregarse al atractivo de la alegría salvaje. Y la balanza se inclina sin remedio hacia el segundo término. El Señor de las moscas, Lord of the Flies en el original, una novela que también puede ser entendida como una áspera y contundente respuesta a quienes todavía sospechan que es la sociedad la que corrompe al hombre.

sábado, 7 de enero de 2012

El arca de la isla, de Miguel Aranguren

Mario Guillén de Haro es un adolescente adoptado, con un padre muy original que se dedica a la transformación de coches de lujo en piezas de museo. Su apacible vida de adolescente cambia para siempre la noche en la que recibe una llamada de la Policía. Sus padres han fallecido en un accidente de tráfico en extrañas circunstancias. Un testigo asegura haber visto entre la niebla reinante una enorme sombra que caía del cielo. Así comienza una aventura febril en la que el Aranguren transporta al lector a escenarios tan distintos como Siberia, Madrid o el continente africano, y tiempos que se remontan a los abuelos del protagonista. Al mismo tiempo, el libro obliga a reflexionar sobre diversos temas de la vida misma y otros de gran trascendencia, como los límites morales de la biotecnología. De todas formas, me gustó y enganchó mucho más La sangre del pelícano.