sábado, 7 de enero de 2012

El arca de la isla, de Miguel Aranguren

Mario Guillén de Haro es un adolescente adoptado, con un padre muy original que se dedica a la transformación de coches de lujo en piezas de museo. Su apacible vida de adolescente cambia para siempre la noche en la que recibe una llamada de la Policía. Sus padres han fallecido en un accidente de tráfico en extrañas circunstancias. Un testigo asegura haber visto entre la niebla reinante una enorme sombra que caía del cielo. Así comienza una aventura febril en la que el Aranguren transporta al lector a escenarios tan distintos como Siberia, Madrid o el continente africano, y tiempos que se remontan a los abuelos del protagonista. Al mismo tiempo, el libro obliga a reflexionar sobre diversos temas de la vida misma y otros de gran trascendencia, como los límites morales de la biotecnología. De todas formas, me gustó y enganchó mucho más La sangre del pelícano.


0 comentarios:

Publicar un comentario