sábado, 14 de abril de 2012

El día de la lechuza, de Leonardo Sciascia

«El autobús estaba a punto de arrancar, retumbaba sordamente entre repentinos carraspeos y sollozos. La plaza estaba silenciosa en el gris del alba, hilachas de niebla entre los campanarios de la Matrice: sólo el retumbar del autobús y la voz, implorante e irónica, del vendedor de tortas, “tortas calientes, tortas”. El cobrador cerró la puerta, el autobús arrancó con un fragor de chatarra. El último vistazo que el cobrador echó a la plaza captó al hombre vestido de oscuro que llegaba corriendo; el cobrador le dijo al conductor “un momento” y abrió la puerta con el autobús todavía en marcha. Se oyeron dos disparos desgarrados: el hombre vestido de oscuro, justo cuando iba a saltar al estribo, quedó suspendido por un instante, como si una mano invisible retirase del pelo; se le cayó la cartera de la mano y, lentamente, sobre la cartera se desplomó».
   Así comienza el relato. Después de este suceso, los pasajeros se apresuran a huir, y parece que nadie ha visto nada, o, por lo menos, eso dicen. Pero las circunstancias de esta muerte parecen cada vez más complejas. Además, puede que la misteriosa desaparición del campesino Mendolìa guarde relación con el caso. Bellodi, joven capitán de carabineros y ex partisano será el encargado de llevar a cabo la investigación y de rasgar con su empeño el silencio plomizo de toda una sociedad. Sciascia, con Il giorno della civetta, nos ofrece un retrato de la mafia siciliana en estado puro, y con calidad literaria, haciendo de ella una novela IMPRESCINDIBLE.

1 comentarios:

Publicar un comentario