sábado, 7 de abril de 2012

Los juegos del hambre, de Suzanne Collins

El próximo 20 de abril de 2012 se estrena la película Los juegos del hambre. El argumento de la novela, que, por cierto, engancha bastante, es éste: Después de que Norteamérica quedó reducida a cenizas, sobre ellas se levantó Panem, un nuevo país, con un Capitolio rodeado de trece distritos, que llevó la paz y la prosperidad a los ciudadanos. Pero entonces llegaron los Días Oscuros, la rebelión de los distritos contra el Capitolio. Doce de ellos fueron derrotados; el otro, aniquilado. A partir de ese momento, para que los supervivientes no olviden la lección, se celebran todos los años los Juegos del Hambre. Sus reglas son sencillas: en castigo por la rebelión, cada uno de los doce distritos debe entregar a un chico y a una chica, llamados tributos, para que participen. Los veinticuatro tributos son encerrados en un enorme estadio al aire libre en el que se encontrarán con bosques, lagos y todo tipo de escenarios. Una vez dentro, los competidores deben luchar hasta la muerte durante varias semanas, mientras todo se transmite por televisión. Un año más, Katniss participa en el sorteo, con bastantes papeletas. Pero este año es distinto: su hermana Prim, acaba de cumplir 12 años y entra por primera vez en el sorteo. Absorbente y bien construida, yo no la recomendaríaDe hecho, en la novela, aunque en algunos protagonistas se ven buenos sentimientos, amistad, generosidad, solidaridad, otros se mueven únicamente por odio, e incluso se convierten en bestias feroces ávidos de matar, y todo ello se convierte en el entretenimiento del resto de los habitantes de los distritos. Hace de la vida de las personas un espectáculo, como si fuera lo más normal del mundo. En este sentido, estoy de acuerdo con la afirmación de Luis Daniel González, para quien: relatos como estos son "morbosos y socialmente dañinos", ya que "la representación en ficciones de los programas televisivos que juegan con la curiosidad acerca de la vida de otras personas, o de los espectáculos del tipo que sea donde se producen accidentes terribles y muertes, les da carta de normalidad y facilita más todavía su aceptación social". 

0 comentarios:

Publicar un comentario