sábado, 22 de septiembre de 2012

La vida cotidiana de los primeros cristianos, de Adalbert G. Hamman


«Los cristianos llevan la misma vida cotidiana que las demás gentes de su tiempo. Habitan las mismas ciudades, se pasean por los mismos jardines, frecuentan los mismos lugares públicos —aunque se les encuentra menos en las termas y en el teatro—, utilizan las mismas carreteras, son pasajeros en los mismos navíos. Multiplican sus relaciones, siempre dispuestos a prestar un servicio, ejerciendo todos los trabajos salvo los que no se armonizan con su fe. Se casan como los demás, preferentemente con correligionarios, a fin de poder compartir unas mismas preocupaciones de vida moral y de fidelidad recíproca».
Esta vida de todos los días, que compone la trama de la existencia cristiana y que apenas aflora en los historiadores, más atentos a los grandes acontecimientos y a los grandes personajes es la que nos muestra A. G. Hamman, franciscano, profesor en el Instituto Patrístico de Roma, uno de los mejores conocedores de la antigüedad cristiana. Con un estilo ameno, en el que abundan las anécdotas curiosas, el autor nos lleva a descubrir hombres y mujeres inmersos en una vida que palpita con latidos fascinantes. Un libro que, sin duda, releerás.

0 comentarios:

Publicar un comentario