sábado, 3 de noviembre de 2012

Plan B, de Echeve


«Se habla mucho de crisis, en un sentido tan general que asusta un poco. ¿Sólo es un problema de dinero? Eso de “la” crisis suena demasiado global para referirse en exclusiva a las cuentas corrientes. Presiento que, cuando nos expresamos así, lo que está en estado crítico es nuestra esperanza. Que todos notamos que cae la tarde al final del invierno y nadie se cree ya la primavera».
Plan B no es un libro de autoayuda ni de economía, salvo entendidas en un sentido muy amplio. Tiene más que ver con la estética (con o sin la partícula «est»). Aunque también con la política, pues propone acciones para los habitantes de las ciudades. Se parece a una colección de partituras. Puedes ejecutar algunas hasta adquirir la soltura suficiente para interpretar nuevas melodías  (ajenas o propias) en el piano de tu vida. Tampoco se trata de un ensayo sesudo y teórico. Como todo lo inútil, se orienta a la práctica. Quizá sea sólo un libro de recetas para cocinar nuestra existencia, paso a paso, de una manera un poco diferente. Estas son algunas: Jugar con los niños (o como los niños), Echar de comer a los patos, Aprender a esperar, Mirar escaparates, Ir a la biblioteca, Buscar palabras bonitas, Bailar con o sin música, Componer canciones

0 comentarios:

Publicar un comentario