sábado, 28 de junio de 2014

Aparición del eterno femenino contada por S. M. el Rey, de Álvaro Pombo

Ceporro y el Chino son primos, tienen doce años, viven en el norte de España, en el piso de su abuela y son inseparables. Don Rodolfo, que fue sparring de Uzcudun, les da clases de gimnasia y boxeo. Son los años posteriores a la guerra civil, con ecos de la Segunda Guerra Mundial, el mariscal Rommel y el Imperio Japonés. De repente aparece una tal Elke, una niña alemana, huérfana de guerra el universo de los niños se ve poco a poco afectado. Nos lo cuenta Ceporro, charlatán infatigable que es quien, en primera persona (S. M. el Rey) tiene la palabra. Con un lenguaje sabio e ingenuo, culto y popular al mismo tiempo nos ofrece una bella historia de adiós a la infancia, en un trabajadísimo y por momentos desternillante relato que es también un realista y eficaz tapiz de un ambiente y una época.

0 comentarios:

Publicar un comentario