miércoles, 30 de julio de 2014

Un poema: No entres dócil, de Dylan Thomas

No entres dócil[1]

No entres dócil en esa buena noche,
la vejez debería arder y enfurecerse al concluir el día;
enfurecerse, enfurecerse contra la muerte de la luz.

Aunque al llegar su fin los sabios sepan que la oscuridad es justa,
ya que sus palabras no desviaron el relámpago
no entran dóciles en esa buena noche.

Los hombres buenos, por ser los últimos, al lamentar lo mucho
que podrían haber brillado sus obras frágiles
se enfurecen, se enfurecen contra la muerte de la luz.

Los hombres salvajes, que capturaron al sol al vuelo y lo cantaron
y que aprenden, tarde, que entristecieron su camino
no entran dóciles en esa buena noche.

Los hombres graves, moribundos, que ven con ojos cegados
que los ojos ciegos podrían arder como meteoros y ser dichosos,
se enfurecen, se enfurecen contra la muerte de la luz.

Y tú, padre mío, desde tu altura triste,
maldice, bendíceme ahora con tus lágrimas feroces, te lo pido.
No entres dócil en esa buena noche.
Enfurécete, enfurécete contra la muerte de la luz.




sábado, 26 de julio de 2014

Juntos, de Ally Condie

«Tumbada en la cama, con el cuerpo cansado y el alma herida, me doy cuenta de que los funcionarios tienen razón. Todo cambia en cuanto quieres algo. Ahora, yo lo quiero todo. Más y más y más. Quiero elegir mi puesto de trabajo. Casarme con quien decida. Desayunar hojaldre y correr por una calle de verdad (…)Ir deprisa o despacio cuando me plazca».

Juntos, de Ally Condie, es la primera entrega de una trilogía distópica más, de las que siguen el esquema básico de El Dador, sin duda la mejor novela juvenil del género. Presenta un mundo futuro donde la Sociedad lo controla todo: a quién debes amar, de qué debes trabajar, incluso cuándo debes morir. Cuando llega la edad correspondiente, hay una ceremonia en la que a cada chica o chico se le asigna una pareja. A Cassia, la protagonista narradora, le toca su amigo de la infancia, Xander, con el que se lleva muy bien. Pero, por un error, también por un momento se le dice que su pareja es Ky, otro chico misterioso de su calle. A partir de entonces, Cassia se replantea cosas y ve que su mundo no es tan perfecto como suponía. Al centrar la historia en los sentimientos amorosos de Cassia puede atraer a lectoras jóvenes pero, como afirma el crítico de literatura juvenil Luis Daniel González, «provoca demasiadas frases ampulosas y vacías de las que dan rubor».



sábado, 19 de julio de 2014

La puerta de la esperanza, de Juan Antonio Vallejo-Nágera y José Luis Olaizola

Excelente libro-testimonio del famoso médico psiquiatra y escritor Juan Antonio Vallejo-Nágera, Premio Planeta en 1985 con la novela histórica Yo, el rey. Lo escribió en los últimos meses de su vida con la colaboración del escritor José Luis Olaizola, a quien contaba sus recuerdos y experiencias cuando él ya no podía escribir. La Puerta de la Esperanza narra diversos aspectos de su vida y de la época que le tocó vivir, los años 1926-1990. A lo largo de estas 255 páginas aparecen su noviazgo, historias familiares, su amistad con el torero Luis Miguel Dominguín, su preocupación por los demás y sus inquietudes religiosas, etc. El libro, escrito con la sinceridad y la trascendencia de quien afronta los últimos momentos de su vida desvela la singular personalidad de Vallejo-Nágera, médico, pintor, encuadernador, escritor, deportista y, por encima de todo, hombre, esposo y padre de familia. José Luis Olaizola, conocido y acreditado novelista, Premio Planeta en 1983 con su novela La guerra del general Escobar traslada al papel los recuerdos del psiquiatra completándolos con testimonios de otras personas que le conocieron y consiguiendo un relato lleno de veracidad y de fuerza. Sin duda, uno de esos libros que merece la pena leer.

sábado, 12 de julio de 2014

Si una mañana de verano un niño, de Roberto Cotroneo

«Y además, ¿sabes una cosa? Francesco, apréndetelo bien: fíate de quien ama la lectura, fíate de quien siempre lleva consigo un libro de poesía. Mira con recelo a quien te diga que no tiene tiempo, que la literatura es algo hermoso pero que sólo se lee cuando se es joven, y luego… Miente, no le importa nada. Miente sabiendo que miente».

Carta a mi hijo sobre el amor a los libros. Así subtitula Roberto Cotroneo este estupendo libro, porque eso es: Una carta en forma de libro para explicar un placer, el de la lectura. Y es que «volver a leer a veces resulta hasta más estimulante que descubrir nuevos libros…». Por él circularán, entre otros, La isla del tesoro «un libro para niños porque enseña lo sutil y ambigua que es la frontera que separa el bien del mal, y cómo la aventura es un camino doloroso que, sin embargo, ha de ser recorrido»; y El guardián entre el centeno, «mejor The Catcher in the Rye, “el que agarra entre el centeno”, para contarte qué es la transgresión, pero también qué es la ternura, y cómo la transgresión y la ternura pueden viajar juntas». Un libro maravilloso del que guardo muy buen recuerdo.

sábado, 5 de julio de 2014

Loba, de Verónica Murguía

Soledad es la hija del Lobo, rey cruel y sanguinario en guerra constante con el reino de Alosna, donde habitan los magos. Desde que uno de ellos no logró salvar a su mujer durante el parto, el Lobo ha prometido matar a todos los que pueda y así, de alguna manera, calmar su sed de venganza. En Alosna, Cuervo, un aprendiz de mago, indignado por el trato que recibe su gente despierta al dragón para usarlo contra sus enemigos, pero el dragón, despertado de su sueño, es ingobernable y siembra el terror y la destrucción allá por donde va. Cuando en Alosna descubren que Cuervo es quien lo h despertado, le castigan con el destierro. Por otro lado, la aparición del dragón es sentido por el Unicornio, ser ancestral, que partirá en busca de una muchacha virgen de corazón puro, que resulta ser Soledad, quien le ayudará a derrotarlo. Historia compleja y detallista, que la autora tardó diez años en escribir, gustará a los amantes de la fantasía épica.