miércoles, 12 de noviembre de 2014

Dispara, yo ya estoy muerto, de Julia Navarro

—¿Crees que algún día árabes y judíos podremos volver a vivir juntos? —le preguntó Aya mientras se secaba las lágrimas. —Sólo cuando haya tantos muertos que resulte insoportable una muerte más. Entonces los hombres se sentarán a hablar.

Marián, cooperante de una ONG pro-palestina tiene el encargo de elaborar un informe acerca de los territorios ocupados. En una de sus entrevistas conoce al anciano Ezequiel. Entre los dos, unas veces contando él, otras  ella, reconstruyen la historia de dos familias, una árabe y otra judía, unidas por una profunda amistad durante varias generaciones. Bien escrita y documentada, cuidando hasta el más mínimo detalle, Julia Navarro nos sitúa perfectamente ante el interminable conflicto árabe-israelí sin inclinarse por ninguno de los dos bandos. Es una novela larga (900 páginas), pero en ningún momento se hace pesada. Sin duda, merece la pena leerla. Y te lanzarás a leer otras obras de la autora. Para mí, todo un descubrimiento.

0 comentarios:

Publicar un comentario