miércoles, 11 de marzo de 2015

Piedras ensangrentadas, de Donna Leon

Donna Leon, considerada como «la gran dama del crimen», de la novela negra, es norteamericana de nacimiento, pero lleva media vida en Venecia, y se define como «una falsa mediterránea». Hace ya veintitrés años inventó un personaje, el comisario Brunetti, y desde entonces no se ha separado de él. Brunetti «es un intelectual, lee mucho, ama la cultura, vive en una casa con unos cuadros preciosos, le gusta comer bien, le gusta el buen vino, ama a su mujer, quiere a sus hijos». Se podría decir que es la antítesis del comisario al uso en la novela negra. El asesinato de un vendedor ambulante africano es el arranque de esta trepidante novela policíaca. ¿Por qué querría alguien matar a un inmigrante ilegal? Un ajuste de cuentas entre ellos sería la respuesta más obvia. Pero cuando Brunetti investiga en los bajos fondos venecianos descubre que entre la sociedad inmigrante hay en juego asuntos de mayor calado. Es la primera novela que leo de esta autora y el cuerpo me pide seguir leyéndola. Sin duda, merece la pena.

0 comentarios:

Publicar un comentario