miércoles, 28 de octubre de 2015

Los cansados, de Michele Serra

«Más de un cenicero, por toda la casa, vomita colillas. Confío en que no sólo tuyas. Desde lo alto de los montoncitos se ha desbordado alguna unidad rebelde, que ha rodado sobre la mesa o caído al suelo. Escamas de ceniza adornan especialmente el sofá, tu hábitat predilecto. Vives tumbado».
A lo mejor están en la habitación de al lado, o tal vez en otro lugar. En general duermen cuando los demás están despiertos, y velan cuando el resto del mundo duerme. Son los cansados: los hijos adolescentes. Michele Serra tiene una mirada implacable hacia los hijos y hacia los padres, y narra los conflictos, las ocasiones perdidas, el sentimiento de culpa. ¿Cuándo ha pasado? ¿Cómo ha pasado? ¿Dónde nos hemos perdido? ¿Bastará, para el reencuentro, la desesperada y patética invitación a dar juntos un paseo por la montaña?
Tampoco es para tanto. Esperaba mucho más de él.
Por cierto, ¿dónde está la madre?

0 comentarios:

Publicar un comentario