miércoles, 4 de noviembre de 2015

La sonata a Kreutzer, de Lev Tolstoi

«Aún no había cumplido los dieciséis años. Estudiaba en el instituto, y mi hermano mayor cursaba el primer año de su carrera universitaria. Yo no conocía todavía a las mujeres; pero, como todos los desgraciados muchachos de nuestra esfera, ya no era inocente: desde hacía dos años me habían pervertido otros chicos».

Escrita a lo largo de 1889, en una etapa dominada por una crisis ética y personal, así como por la revisión de diversos principios morales, Lev Tolstoi (1828-1910) quiso reafirmar en «La sonata a Kreutzer» (Kréitserova sonata) los valores del espíritu frente al precipitado fluir de las pasiones y los sentidos. En muchos aspectos trasunto novelado de su relación con su esposa Sofía Andreievna, así como de episodios reales, la novela, en la que se revela la influencia del naturalismo, es un minucioso y despiadado análisis de una relación matrimonial común en la sociedad enferma en la que los protagonistas se mueven, realizado a través de la visión crítica y dolorida de un espíritu atormentado por la mediocridad y la fragilidad de la naturaleza humana.

0 comentarios:

Publicar un comentario