miércoles, 2 de marzo de 2016

A orillas del lago, de Mary Lawson

Un fatídico día de verano, los hermanos Morrison, dos chicos y dos niñas, pierden a sus padres en un accidente. Rechazando el ofrecimiento de diversos parientes lejanos los niños optan por evitar la separación y permanecer juntos en la pequeña localidad de Crow Lake, en el agreste norte canadiense. Pasados los años, visitarán el paisaje de su infancia rememorando las emociones y sentimientos que marcaron sus vidas y moldearon su personalidad. A orillas del lago, Crow Lake en el original, es una buena novela, en la que destaca la relación entre los hermanos, en la que, a pesar de las adversas circunstancias, hay afecto y espíritu de sacrificio, aunque no se oculten las discrepancias. Especialmente amable y logrado es el personaje de la hermana pequeña, Bo, de dos años. En medio de las dificultades e incertidumbres en que crecen y maduran los cuatro hermanos, no faltan, sin embargo, los toques de humor. Gustará a cualquier lector medianamente sensible.

0 comentarios:

Publicar un comentario