sábado, 26 de noviembre de 2011

Hablaré cuando esté muerto, de Anna Jansson


«Desde que el ataúd de Helge recibió sepultura en la tierra negra del cementerio de Roma, Frida Norrby ha cargado sola con la incertidumbre. Cada día que pasa se aleja un poco más de la realidad… Se murmura que está trastornada». Excelente novela negra con tintes policíacos en la que destaca su protagonista, Frida Norrby, una anciana viuda, luchadora, resuelta y un poco desquiciada que no quiere irse de este mundo hasta no haber resuelto el misterio del esqueleto de un niño enterrado por su marido en el jardín de su propia casa. Con la ayuda de un joven taxista, mitad incomprendido, mitad delincuente juvenil, intenta resolver ese misterio, cuya raíz parte de la historia sueca de la ciudad de Birka, enclave vikingo que se fundó en el siglo VIII, y en unos intereses inmobiliarios. La novela describe una sociedad sueca encerrada en sí misma, con muchos misterios en el interior de las casas que apenas se reflejan en el exterior. Una sociedad en que la gente se conoce, pero de forma superficial. En definitiva, estamos ante una novela trepidante, con acción continua, que no puedes dejar de leer.

1 comentarios:

Publicar un comentario