jueves, 28 de julio de 2011

El mar y el veneno, de Shusaku Endo

He de reconocer que últimamente estoy un poco sensibilizado con todo lo japonés. Leer Réquiem por Nagasaki, ver la heroica reacción de los japoneses ante la tragedia, y tener el privilegio de convivir por un tiempo con alguno de ellos no me ha dejado indiferente. De formación católica, Shusaku Endo, según Graham Greene «uno de los mejores novelistas contemporáneos» presenta a la mayoría de sus personajes debatiéndose presa de complejos dilemas morales. En esta ocasión el doctor Suguro, interno en un hospital japonés durante la Segunda Guerra Mundial es captado por un ambicioso cirujano para participar en una serie de experimentos médicos que culminan en la vivisección de un prisionero estadounidense capturado. Los experimentos tienen como fin mejorar el tratamiento de la tuberculosis, pero los motivos de fondo son muy distintos: la brutalidad de los militares, la rivalidad entre los jefes de departamento del hospital, la búsqueda de ascensos y la atmósfera de nihilismo que reina en Japón ante la casi segura derrota frente a los Aliados. El progreso importa más que las personas. La acción de la novela empieza muchos años más tarde, cuando el narrador visita la destartalada consulta que el doctor Suguro tiene en las afueras de Tokio. A pesar del tiempo transcurrido, Suguro no ha superado aquel trauma: la duda, el remordimiento y la culpa continúan presentes en su vida. Una novela dura, PARA LEER y PARA PENSAR.

0 comentarios:

Publicar un comentario