miércoles, 8 de abril de 2015

Y de repente, Teresa, de Jesús Sánchez Adalid

La Inquisición contra Teresa de Jesús. Durante el reinado de Felipe II, la Inquisición se lanza con denuedo y auténtica obsesión a controlar la sociedad española. Nadie está libre de sospecha. Don Rodrigo de Castro, implacable y ambicioso se ha consagrado concienzudamente a realizar pesquisas sobre aquellas mujeres que caen en éxtasis o tienen visiones y misteriosas revelaciones, por si fueran “alumbradas”, es decir, adeptas a la secta mística que tanto preocupa al Santo Oficio, por  considerarla herética y relacionada con el protestantismo. En medio de todo eso, una mujer se esfuerza por vivir una fe auténtica y una espiritualidad pura y darla a conocer a través de sus escritos: Teresa de Jesús, la figura más grande y universal de la España del siglo XVI, una mujer —como afirma el propio Sánchez Adalid— cuya vida y escritos «constituyen una permanente defensa del derecho de la mujer a pensar por sí misma y a tomar decisiones». Es entonces cuando empieza a tener problemas con la Inquisición, episodio quizá de los más desconocidos de la vida de Teresa de Jesús, del que toma pie el autor para escribir esta novela histórica, que, sin embargo, no está a la altura de El mozárabe, probablemente la mejor de las que ha escrito.

0 comentarios:

Publicar un comentario