sábado, 25 de junio de 2011

El psicoanalista, de John Katzenbach

Frederick Starks es un psicoanalista con una larga carrera a sus espaldas y una vida cotidiana de lo más tranquila, centrada en el trabajo. Pero un día alguien llama al timbre de su consulta y se marcha, dejando un sobre en el suelo, ante la puerta. Es una nota anónima en la que se lee: «Feliz 53 cumpleaños, doctor. Bienvenido al primer día de su muerte. Pertenezco a algún momento de su pasado. Usted arruinó mi vida. Quizá no sepa cómo, por qué o cuándo, pero lo hizo. Llenó todos mis instantes de desastre y tristeza. Arruinó mi vida. Y ahora estoy decidido a arruinar la suya. Al principio pensé que debería matarlo para ajustarle las cuentas, simplemente. Pero me di cuenta de que era demasiado sencillo. Es un objetivo patéticamente fácil, doctor. Acecharlo y matarlo no habría supuesto ningún desafío. Y dada la facilidad de ese asesinato, no estaba seguro de que me proporcionara la satisfacción necesaria. He decidido que prefiero que se suicide.». A partir de entonces no podrá descansar. Si no averigua antes de quince días quién es el autor de la nota, pasado ese plazo deberá elegir entre suicidarse o ver cómo, uno tras otro, sus familiares y conocidos van siendo asesinados. Una novela de suspense. Un thriller con todos los ingredientes del género. Es una lástima que estropee la novela con pasajes escabrosos -uno ya es mucho- que no añaden nada.

1 comentarios:

Publicar un comentario