sábado, 21 de enero de 2012

Blue River, de Ethan Canin


Después de 15 años sin tener noticias uno del otro, dos hermanos, Edward y Lawrence, vuelven a encontrarse. Edward, seis años más joven, es oftalmólogo, está casado, tiene un hijo pequeño y goza de una desahogada posición económica. Lawrence, en cambio, está hundido. El paso del tiempo ha acabado con todos esos rasgos que tanto admiraba Ed y que hacían que tuviera a su hermano en un pedestal. Un poco molesto por la inesperada visita de su hermano, le fuerza a que abandone la ciudad y desaparezca de su vida. Pero el reencuentro deja huella: En una extensa carta dirigida a Lawrence, que ocupa casi toda la novela, Ed repasa su infancia en Blue River y recuerda cómo todos sus actos buscaban únicamente el agrado y la aprobación de su hermano mayor. Canin se sumerge así en la condición humana, y nos ofrece una fábula sobre las relaciones entre hermanos, la educación sentimental y el aprendizaje de la vida, mostrando una vez más la realidad de que nada vuelve a ser igual tras la expulsión del Paraíso. Me enganchó desde el prólogo. Cada libro que leo de Canin hace que me guste más este autor. 

2 comentarios:

Publicar un comentario