miércoles, 6 de enero de 2016

Evasión del Campo 14, de Blaine Harden

«Estoy evolucionando desde el animal que era. Pero el proceso está siendo muy, muy lento. Intento llorar y reír como el resto de la gente, simplemente para ver si siento algo. Pero no me salen las lágrimas. Ni me viene la risa».
«Yo no conocía la compasión ni la tristeza. Nos educaron desde el nacimiento para que no fuéramos capaces de sentir emociones humanas normales. Ahora que ya estoy fuera, estoy aprendiendo a tener emociones. He aprendido a llorar. Siento que me estoy volviendo humano».

Tras la Guerra de Corea, Shin Tae Sub, huyó desde Corea del Norte a Corea del Sur. Por ese delito, toda su familia fue enviada al Campo 14, uno de los cinco centros de reclusión para presos políticos, situado en las montañas de Corea del Norte. Y allí nació su sobrino Shin Dong-hyuk. Nadie nacido en el Campo 14, o en cualquiera de los otros campos norcoreanos, ha logrado escapar. Nadie excepto Shin. Este es su relato.


0 comentarios:

Publicar un comentario