miércoles, 19 de enero de 2011

Encuentros en Bonaval, de Sonsoles Ónega

No esperaba mucho de esta novela. Pero tan poquito, tan poquito… Una historia flojilla, en la que se muestra el poco oficio que aún tiene su autora, aunque vaya ya por su tercera novela. Aunque no se tarda mucho en leerla, con lo mucho y bueno que hay que leer, ésta novela NO MERECE LA PENA. ¿Qué se puede esperar de una escritora que dice que «las hojas chirrían a su paso»? Bueno, ya siento ser tan contundente —perdóname, Sonsoles, porque no soy nadie—, pero la crítica que leí parece de otra novela. Y ahora, te cuento un poco de qué va. Mariana, una muchacha a punto de iniciar sus estudios universitarios, sueña con ser periodista, como su padre. Un día se cruza con Timoteo, un cazador de pensamientos que deambula por las calles de Santiago, y descubre en él al protagonista de la historia que aspira a publicar algún día. Podía haber sido una buena novela, pero se queda sólo en un intento.

0 comentarios:

Publicar un comentario