sábado, 22 de octubre de 2011

La invención de Hugo Cabret, de Brian Selznick

Hugo Cabret es huérfano. Vive escondido en la estación de tren de Montparnasse en París, intentando por todos los medios pasar inadvertido. Allí se encarga de mantener los relojes en funcionamiento para que nadie se de cuenta de que su tío, que era el encargado de hacerlo, ha desaparecido y de que ahora vive solo. Su mayor temor es que lo manden a un hospicio y no poder terminar la reparación de un autómata que su padre había encontrado abandonado en el ático de un museo, pues está convencido de que el autómata esconde un mensaje de su padre. Un día, en su afán de conseguir piezas para reparar el autómata Hugo es descubierto robando en un puesto de juguetes, y el dueño le confisca el cuaderno en el que su padre y él habían ido recopilando las notas sobre la reparación del autómata. A partir de ahí a Hugo no le queda más remedio que intentar acercarse al dueño del puesto de juguetes y a la peculiar chica que lo ayuda para intentar recuperar el cuaderno. Para ello tiene que aprender a confiar en otras personas, algo que le cuesta enormemente, pero que cambiará su vida para siempre y de manera sorprendente. Más de la mitad de las páginas del libro son ilustraciones y fotografías en blanco y negro que alternan con el texto y logran sumergir al lector en una historia entretenida, que engancha y se lee de un tirón. El autor, Brian Selznick, es un conocido ilustrador de libros infantiles. The invention of Hugo Cabret: una buena novela convertida en película por Martin Scorsese y que se estrena en los cines el 20 de enero de 2012.
Ver vídeo

0 comentarios:

Publicar un comentario