miércoles, 10 de septiembre de 2014

Mendel el de los libros, de Stefan Zweig

«…de improviso me vino a la memoria como un relámpago. Lo supe de inmediato, al instante, con una única y ardiente sacudida que me hizo estremecer de felicidad. Dios mío, si aquel era el sitio de Mendel, de Jakob Mendel, Mendel el de los libros. Veinte años después había ido a parar de nuevo a su cuartel general, al café Gluk, en la parte alta de la Alserstraβe».

Esta breve novela (Buchmendel en el original) narra la trágica historia de un viejo y excéntrico librero de viejo que gracias a su erudición es aceptado y pasa sus días sentado siempre a la misma mesa en uno de los muchos cafés de la ciudad de Viena. Judío de nacionalidad rusa, vive tan ensimismado en su mundo que ignora por completo lo que ocurre en el mundo que le rodea, y, en concreto, los cambios ocasionados por la Primera Guerra Mundial. Acusado por error de colaborar con el enemigo, es enviado en 1915 a un campo de concentración para civiles. Tras dos años de reclusión es puesto en libertad, regresando al Café como si nada hubiera ocurrido. Pero ya no es el mismo, algo en él «parecía destruido de modo irremediable». Con el tono desgarrado que acostumbra, Zweig plantea, a través de la historia de un simple librero el impresionante impacto que supuso la Gran Guerra en la vida y cultura vienesas.

0 comentarios:

Publicar un comentario