sábado, 26 de febrero de 2011

La isla del tesoro, de Robert Louis Stevenson

Treasure Island, La isla del tesoro. Novela de aventuras, tradicionalmente considerada para jóvenes porque habla de piratas, de batallas y de abordajes, y porque te mantiene en vilo. En realidad, es un libro para niños sobre todo porque enseña lo sutil y ambigua que es la frontera que separa el bien del mal, y cómo la aventura es un ritual de paso, un camino doloroso que, ha de ser recorrido, porque sirve para hacerse mayor, cueste lo que cueste. Jim, el protagonista, es un chico simpático que vive una vida normal, sin grandes preocupaciones. Un día llama a su puerta el capitán, con su coleta embreada, su baúl, el cuchillo y aquella terrorífica canción: Quince hombres van en el cofre del muerto, ¡ja, ja, ja, y una botella de ron!... Este personaje servirá de pretexto a Stevenson para que Jim se haga un hombre, para que viva la adolescencia con el dolor y los sufrimientos que le son propios. La isla del tesoro es, pues, una especie de viaje de iniciación, el libro de un viaje que culminará de forma bien distinta de como se anunciaba en un principio. En el fondo supone el final de la inocencia: de repente, el mundo infantil se ha convertido en un mundo de adultos.
Leer más

0 comentarios:

Publicar un comentario