sábado, 23 de agosto de 2014

Una pena en observación, de C. S. Lewis

En 1952, la poetisa norteamericana Helen Joy Davidson Gresham, católica, divorciada y comunista, apareció en la vida del cincuentón Clive Staples Lewis, anglicano, soltero y eminente hombre de letras británico, que ejercía en aquel entonces su magisterio en Oxford. Del encuentro personal surgió el amor, al que el ya maduro escritor se entregó con entusiasmo. Pero la dicha duró poco: Helen enfermó de cáncer y murió, dejando a Lewis sumido en el dolor. En el presente libro (103 páginas), excelentemente traducido por Carmen Martín Gaite y fruto de ese dolor, C.S. Lewis reflexiona sobre su desdicha, sobre la pérdida del ser amado, y se confronta con Dios, con su aparente ausencia¿Dios dónde se ha metido?», se pregunta) y con la que parece ser su verdadera naturaleza. El vacío, la soledad, la impotencia, el recuerdo, la fuerza redentora del amor, la fe, la esperanza, la búsqueda de un sentido a tanto sufrimiento son algunos de los ingredientes de este intenso y emotivo libro. En él, Lewis aborda la etapa de su vida que reconstruye la espléndida película de Richard Attenborough Tierras de penumbra, protagonizada por un Anthony Hopkins magistral en el papel del maduro escritor, y por Debra Winger como su esposa.

0 comentarios:

Publicar un comentario